Guadalajara, un tesoro por descubrir

La magnífica y desconocida ciudad de Guadalajara está llena de restos mudéjares y cristianas que inundan sus calles, muros y edificios. A lo largo de su historia pasaron diversas culturas, tradiciones y estilos, los cuales han hecho que hoy en día sea considerado un auténtico tesoro monumental.

Pero no sólo la capital es mágica, su provincia tiene mucho que enseñarnos, una tierra olvidada por muchos pero muy tradicional y sencilla, motivo por el que os brindamos con un completo recorrido para descubrir sus secretos más inexplorados, y donde podremos ver, entre otros, algunos de los pueblos medievales más interesantes de la península, bucólicos paisajes naturales, y conoceremos la popular arquitectura negra.

Finalmente, nos alojaremos en el formidable Parador de Sigüenza, considerado por muchos el mejor parador del país, situado en un formidable castillo con mucha historia, con magníficas instalaciones y donde disfrutaremos de la excelente  gastronomía castellana.

Itinerario

De camino a Castilla la Mancha
Lunes, 5 de octubre

Salida en autocar desde los diferentes puntos de recogida en dirección hacia Castilla la Mancha. El viaje en autocar nos permitirá llevar a cabo este trayecto de la forma más confortable. Desayunaremos a bordo y para hacer el viaje más corto, tendremos el autocar bien equipado con una nevera llena de cava, refrescos y snacks. Hoy almorzaremos en un restaurante en ruta.

Llegada a Sigüenza, uno de los destinos con más encanto de la provincia de Guadalajara y que cuenta con un grandísimo patrimonio histórico, arquitectónico y artístico, donde destaca el formidable castillo medieval, convertido hoy en día en un magnífico Parador de Turismo, donde tendremos el privilegio de alojarnos las próximas noches. Cena en el hotel y alojamiento.

La arquitectura negra y Cogolludo
Martes, 6 de octubre

Desayuno en el hotel y salida hacia el norte para descubrir uno de los conjuntos más impresionantes de la arquitectura popular europea: la Arquitectura Negra, un tipo de construcción que se encuentra en periodo de declaración por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, raíz de su extraordinario valor etnográfico, arquitectónico y paisajístico.

Visitaremos toda una región formada por pequeños y austeros pueblos que a lo largo del tiempo han conservado su peculiar y rústica fisonomía arquitectónica, donde las robustas construcciones se camuflan con el entorno natural del territorio en una simbiosis casi perfecta.

Haremos la primera parada en la Ermita de los Enebrales, lugar relacionado con diversas leyendas, la cual es considerada uno de los exponentes más importantes de la región.

Seguiremos con la visita del pequeño municipio de Campillejo para deleitarnos con su armónica arquitectura y aún tendremos tiempo para acercarnos hasta El Espinar, un pueblecito situado en un bello promontorio con maravillosas vistas sobre el valle, donde disfrutaremos de un entrañable recorrido para descubrir sus encantos arquitectónicos, el antiguo lavadero o la iglesia, entre otros.

Antes de almorzar pararemos en Campillo de Ranas, que nos sorprenderá con su característica torre parroquial.

Después del almuerzo, visitaremos Cogolludo, para conocer su rica historia a través de sus monumentos más emblemáticos, como la porticada Plaza Mayor de estilo típico castellano, la iglesia de Santa María situada al pie del castillo, o el magnífico Palacio Ducal, perteneciente a la poderosa familia de los Medinaceli, considerado el primer gran edificio civil del renacimiento español, el cual visitaremos.

Retorno a Sigüenza, cena en el parador y alojamiento.

Guadalajara
Miércoles, 7 de octubre

Desayuno en el hotel y traslado a Guadalajara, una de las ciudades más desconocidas del interior que alberga un auténtico tesoro monumental. Se trata de una ciudad de origen celtíbero, que fue posteriormente habitada por los árabes, quienes iniciaron un primer trazado urbano. Ya en el año 1085, esta fue reconquistada y cristianizada por Alfonso VI, si bien mantuvo durante un largo periodo de tiempo su población mozárabe. Ya a mediados del siglo XV, Juan II, ofrece el reinado de la ciudad al primer marqués de Santillana, Íñigo López de Mendoza, y gracias al mecenazgo de esta familia, y sobre todo a los duques del Infantado, debe Guadalajara todo su esplendor.

Os invitamos a disfrutar de un fantástico recorrido por palacios, conventos, iglesias y otros restos que testimonian su pasado glorioso. Comenzaremos con una visita panorámica de la ciudad y posteriormente nos acercaremos hasta el núcleo histórico el cual visitaremos. Pararemos en el palacio del Infantado, el icono de la urbe manchega. Erigido en el siglo XV, su grandiosidad se percibe desde la fachada hasta las decoraciones interiores. Cristianos y musulmanes colaboraron en su construcción, y le dotaron de numerosos elementos góticos, arreglos mudéjares y un indudable espíritu renacentista. Veremos su imponente fachada, el impresionante patio de los Leones y la Sala de los Frescos.

También pasaremos por la iglesia de Santiago, la capilla de Luis Lucena y apreciaremos el exterior de la concatedral de Santa María. Antes visitaremos el palacio de Antonio Mendoza con su increíble patio de estilo renacentista, considerado uno de los más notables de toda Castilla la Mancha.

Muy cerca, se sitúa el palacio de la Cotilla, donde veremos el magnífico salón chino, un espacio burgués que fue decorado en el siglo XIX con papel de arroz de pintores chinos, y que es sin duda, una de las obras más excepcionales del país por su singularidad y originalidad.

Después de almorzar en un restaurante local nos acercaremos hasta el espectacular, ecléctico y hermoso panteón de la Duquesa Sevillano y visitaremos la iglesia del monasterio de San Francisco que custodia la cripta ducal de los Mendoza, la todopoderosa familia que decía ser heredera del mismísimo Cid el Campeador.

Retorno a Sigüenza, cena en el hotel y alojamiento.

Molina de Aragón y el Barranco de la Hoz
Jueves, 8 de octubre

Desayuno en el hotel y traslado hacia la comarca del Señorío de Molina, una de las regiones de Guadalajara más auténticas y tradicionales, destacada por acoger bellos restos del románico rural y algunos castillos de estampa imponente.

Nosotros visitaremos Molina de Aragón, una ciudad situada en el fondo de un pequeño valle, que conserva uno de los patrimonios monumentales más ricos de la provincia, siendo su fortaleza medieval, el verdadero símbolo de la ciudad. Debido a su importancia estratégica, fue testigo de incontables luchas entre los reinos de Castilla y Aragón. Reconquistada a los árabes en el siglo XII por obra y gracia de Alfonso el Batallador, se convirtió hasta el siglo XVII en un territorio independiente gobernado por la familia Manrique de Lara, el cual permitió que la ciudad se convirtiera en todo un referente manchego de la época.

Esta mañana, nos perderemos por la ciudad, caminando por las sinuosas, estrechas y empinadas callejuelas que forman un encantador casco histórico, mientras descubrimos sus obras más valiosas. Veremos la gran fortaleza con sus murallas y torres, las iglesias más populares del casco urbano, como por ejemplo, la de San Pedro, de estilo románico y llegaremos a la plaza de España, un magnífico espacio con nobles palacetes, sede de numerosas fiestas locales, y conoceremos los restos del antiguo barrio judío. También veremos el magnífico puente viejo, de estilo románico, que atraviesa el río Gallo y finalizaremos en la plaza de San Francisco donde se sitúa el hermoso convento de estilo románico, fundado en el siglo XIII.

Almuerzo en un restaurante local y traslado hasta el barranco de la Hoz, donde veremos uno de los espacios naturales más bellos y espectaculares de la península, originado por el paso del río Gallo que continuamente erosiona y corta la roca, creando verdaderas esculturas y formaciones rojizas que dan paso a impresionantes acantilados. Es en este lugar tan especial donde se enclava el sencillo santuario de la Virgen de la Hoz, construido por los señores de Molina en el siglo XII.

Retorno a Sigüenza, cena en el hotel y alojamiento.

Sigüenza y retorno
Viernes, 9 de octubre

Desayuno en el hotel. Hoy descubriremos la espectacular ciudad histórica y señorial que nos ha acogido estos días, Sigüenza. La historia de esta ciudad, llena de templos y palacetes, de calles empinadas y maravillosas plazas, se encuentra estrechamente ligada a los obispos que la han gobernado desde el siglo XII al XIX, los cuales han sido los instigadores del nacimiento de sus edificaciones más notables, como el castillo, la catedral o la plaza Mayor, entre otros.

Tras conocer un poco la historia del castillo donde hemos estado alojados, el cual fue la sede episcopal de Sigüenza, iniciaremos el recorrido por las calles del barrio medieval, llamados travesaños, deteniéndonos en la plaza de la Cárcel, una de las más típicas de la ciudad y seguiremos hasta las románicas iglesias de San Vicente y Santiago, llegando finalmente a la casa del Doncel, un palacete del siglo XV.

A continuación, iremos hasta el barrio renacentista para descubrir la flamante plaza Mayor, una fascinante plaza porticada del siglo XV, la cual está presidida por la catedral, el ayuntamiento y otros edificios de interés como la casa del Mirador, la casa de la Conatuduría o la puerta del Toril.

Finalizada la visita, iniciaremos el regreso a casa. Almuerzo en ruta y al llegar a Barcelona, ​​el autocar del Club del Viatger nos llevará a los mismos puntos de recogida del primer día.

En este viaje...

  • Encuentro pre viaje para conocer a los compañeros de viaje y recibir el itinerario definitivo
  • Recogida en los distintos puntos acordados del Maresme y Barcelona ciudad
  • Autocar privado para nuestro grupo durante todo el viaje
  • Guía acompañante del Club del Viatger
  • Guía local castellanohablante durante todo el recorrido
  • 4 noches de alojamiento en el Parador de Sigüenza de 4* i similar en Sigüenza
  • Las visitas especificadas en el programa con las entradas incluidas
  • Pensión completa desde el almuerzo del primer día hasta el almuerzo del último día
  • Bebidas incluidas en las comidas: vino, agua y café
  • Seguro básico de asistencia en viaje
  • Cualquier servicio no especificado en el programa
  • Las propinas
  • Los gastos de carácter personal
  • El seguro de cancelación. Precio: 60€ per persona