A caballo entre Colmar y Freiburg

Colmar una ciudad increíble.

Colmar es una bella ciudad que se encuentra en Alsacia en el país de Francia. Además, está situada muy cerca de Alemania y de Suiza. Esta ciudad se encuentra muy cerca también de los Vosgos y junto al río Rin. Colmar está considerada como la capital del vino de Alsacia y fue fundada en el siglo IX.

Colmar se desarrolló como un punto importante del negocio vinícola del valle de el Rin y por eso, todavía conserva su atractivo patrimonio.

“La pequeña Venecia”

 

Esta bella ciudad destaca sobre todo, por sus bellos edificios tradicionales, que han sabido mantener su encanto natural a lo largo de los años. Las casas del casco histórico son de estilo gótico Alemán y Renacentista, destacando la casa de las cabezas, construida en 1609 con un estilo renacentista Renano, la cual recibe su nombre por las más de 150 caras grotescas que se encuentran esculpidas en su fachada.

Otra parte muy importante de Colmar es la situada entre dos barrios, pues allá, se encuentra la “pequeña Venecia“, unos canales decorados con bonitas plantas diferentes y coloridas flores, que cuelgan de las casas que acompañan en estos canales en esta parte vieja de la ciudad. Es una de las zonas más visitadas de la ciudad por su belleza y encanto.

Un dato muy curioso que posee esta ciudad es que, allá nació en 1834, F. Auguste Bartholdi, el famoso creador de la Estatua de la Libertad, el símbolo de la ciudad de Nueva York.

 

La ciudad de Colmar también puede presumir de una buena gastronomía, a continuación os dejamos con breve listado.

Qué comer en Colmar:

Baeckeoffe – Choucroute – Matelote du Rhin – Coq au Riesling

-Baeckeoffe, plato de cuchara que se cocina a fuego lento durante más de un día, tiene como base patatas,carne y verduras.

-Choucroute, perfecto como acompañamiento para los platos de cerdo, consiste en hojas de repollo fermentado.

-Matelote du Rhin,guiso de pescados de río cocidos en vino blanco.

-Coq au Riesling, simplemente pollo al vino tinto.

-Flammkuchen,una especie de pizza alsaciana.

 

 

 

 

 

 

 

Freiburg, una ciudad preciosa y poco conocida que vale la pena recorrer. Se trata de la más meriodional del país y está situada en el estado de Baden Wurtemberg.

Freiburg, Freiburg im Breisgau o Friburgo de Brisgovia, recibe unos 3 millones de turistas al año, sin embargo, no es tan conocida como otras ciudades alemanas y por eso es tan encantadora. Además, está considerada como la capital de la ecología y se destaca por su tradición universitaria.

Esta es la presentación de Freiburg, una ciudad fundada en 1120 por un duque (el castillo del cual es anterior) y desde sus inicios disfrutó de gran reputación y privilegios comerciales. La madera, la lana y la plata fueron sus principales negocios.

Freiburg

 

Poco después se construyeron la catedral y los famosos “bachle”, unos pequeños canales de agua que la atraviesan. A partir de allí pasó “de mano en mano”: primero perteneció en Austria (cuando se construyó la primera universidad), después en Francia y finalmente en Alemania. Aunque la bandera de Freiburg es igual a la de Inglaterra (blanca con una cruz roja) este país no tuvo problemas en su fundación ni desarrollo.

Freiburg es una pequeña ciudad que invita a ser descubierta sin mapa. Sin embargo, hay un par de lugares que no tenemos que perdernos. Su epicentro turístico es la Münster (catedral) situada en la animada Münsterplatz. Construida en estilo gótico a mitad del s.XIV, destaca por el color rojizo de sus paredes y su estilizado campanario de 116 metros. Además, las numerosas agujas y gárgolas que decoran los muros hacen que uno se sienta cómo si estuviera en plena Edad Media… sensación que no se abandona mientras se pasea por todo el casco antiguo.

Otro lugar de enorme interés es la Rathausplatz. El Altstadt (casco antiguo) es pequeño y todo gira en torno a su arteria principal, la Kaiser-Joseph-Straße, que desemboca en una de las bellas puertas de entrada a la ciudad antigua. Finalmente, tampoco os tenéis que perder la calle Gerberau, que transcurre paralela en el canal de la ciudad y dónde encontraréis cafeterías y cervecerías que invitan a un descanso

 

El alta Selva Negra o la tierra del reloj de cuco

Sabías qué en la montaña Feldberg se le “denomina” “tierra del reloj de cuco”, y aunque este no fue el primer lugar donde se empezó a fabricar este objeto, sí es donde más se ha popularizado este curioso producto.
Una vez explicada esta pequeña curiosidad, en nuestro viaje continuamos hacia la estación base del funicular de Feldberg que nos subirá hasta la estación de Seebuck a 1448m de altitud, desde donde podremos dar un paseo hasta la misma cumbre de Feldberg de 1493m y que es la montaña más alta de la Selva Negra.

Si el tiempo es bastante claro, tendremos unas espectaculares vistas que llegarán hasta los mismos Alpes suizos. Bajaremos en funicular y seguiremos camino trabara de bosques y montañas hacia Freiburg im Breisgau, la ciudad más grande de la Selva Negra.
.

Rellotge de Cuco

 

Por otro banda, es una ciudad universitaria con un ambiente joven y alegre, que posee un bello y atractivo centro histórico

 

Un paseo relajante por el lago Titisee

El Lago Titisee, al sur de la Selva Negra, es uno de los destinos vacacionales más importantes del sur de Alemania, un lago de origen glacial no muy grande pero mucho foto génico con un moratón deslumbrante ( según la época del año) rodeado de verdes bosques que hacen que la estampa sea idílica, lo cual ha derivado que sea uno de los lugares más turísticos del sur de Alemania. Tiene una superficie de 1,3 km 2 y una profundidad de 20 metros y en invierno su estado de congelación hace que en algunas zonas sea posible incluso andar sobre él.

Llac Titisee